Home Trastornos psicológicosAnsiedad La ansiedad como emoción

La ansiedad como emoción

por Dr. José Antonio García Higuera
La ansiedad es una emoción

La ansiedad es una emoción

La ansiedad es una emoción que nos prepara para actuar en situaciones en las que vivimos una amenaza.

Definición de ansiedad y diferencia con otras emociones

Se utiliza la palabra ansiedad para referirse a otras emociones que surgen ante una amenaza real o pensada.

En este artículo, se utiliza la palabra ansiedad para referirse a toda reacción que surge ante una amenaza real o pensada.

Muchos la distinguen del miedo . Emplean la palabra miedo refiriéndose a lo que queremos evitar. Sin embargo, en cuanto pensamos en algo que nos da miedo, sentimos ansiedad. Empleamos la palabra miedo cuando la reacción es más concreta e inmediata.

También hablamos de angustia. Surge también cuando estamos sufriendo o adelantando una situación muy amenazadora. Nos referimos entonces a una sensación concreta que sentimos en la garganta.

Podemos utilizar otras palabras como inquietud, desazón, nerviosismo, susto, etc. Cada una tiene un significado especial, que releja con detalle lo que sentimos. Son importantes para comunicarnos con los demás. Sin embargo, todas tienen algo en común; son reacciones ante una amenaza o situación peligrosa que nos puede hacer sufrir.

En consecuencia, en psicología nos referimos a todas ellas como ansiedad. Cuando es necesario entrar en detalles más concretos empleamos las otras palabras. En este artículo las consideramos sinónimos.

En consecuencia: Definimos la ansiedad como una emoción que nos surge de forma automática en situaciones de amenaza o peligro, para prepararnos a luchar o huir.

Para ampliar el tema y ver concepciones más actuales, realiza el curso gratuito «Teorías sobre la emoción»

Utilidad de la ansiedad

Gracias a la ansiedad nuestra especie ha podido subsistir y ha llegado a ser tan poderosa. Seguramente descendemos de aquellos antepasados que más ansiedad tenían ante las serpientes, lobos, etc. porque luchaban o huían eficazmente, los que generaban menos ansiedad eran presas más sencillas.

Experimento sobre la emoción

Uno de los experimentos que definen más claramente qué es la ansiedad es el experimento de Schachter y Singer de los años 60: Dos grupos de personas, se da adrenalina a un grupo y un placebo a otro, sin decirles que es lo que les va a pasar. La mitad de cada grupo se mete en una habitación con gente eufórica y la otra mitad en una habitación con gente enfadada. Resultado, la emoción que sienten viene definida por la gente que había en la habitación. Haber recibido o no adrenalina solamente influía en  la intensidad de la emoción que mostraba la persona.

De este experimento se pueden sacar las siguientes conclusiones:

  1. La emoción depende de la evaluación subjetiva que hacemos de la situación, que no tiene que coincidir con la que objetivamente se pueda hacer.
  2. La intensidad de le emoción depende de la excitación general que tengamos.
  3. Las reacciones fisiológicas que subyacen a muchas emociones que consideramos diferentes pueden ser muy similares o casi iguales: (miedo, fobia, angustia, tensión, preocupación,…)

Propiedades de la emoción

La ansiedad como emoción que es tiene las siguientes propiedades

  1. La excitación que la acompaña y las evaluaciones que la definen son automáticas, es decir, inconscientes. Responden a la ley del condicionamiento clásico (Perros de Paulov)
  2. La reacción corporal es más lenta que el cambio de situación, luego persisten más allá de la situación que la causó.
  3. La misma excitación puede dar lugar a emociones diferentes, dependiendo de la interpretación que hagamos sobre el origen de la excitación. La sabiduría popular nos lo dice: el amor y el odio están muy cercanos.

La emoción y la ansiedad como preparaciones a actuar

Resumiendo lo que es una emoción: Ante una situación determinada, importante, que nos requiere una respuesta, se da una activación general y simultáneamente hacemos dos evaluaciones, una sobre la situación que ha aparecido y otra sobre nuestras capacidades para afrontarla.

De acuerdo con esas evaluaciones nos preparamos para actuar de determinada forma y esa preparación es lo que nos genera la emoción. La activación es común a todas las emociones, la evaluación que hacemos de la situación y de nuestras fuerzas nos produce la emoción específica. Tanto la activación como la evaluación son automáticas, muchas veces alejadas de nuestra conciencia y rapidísimas. Podemos definir así la ansiedad: es una respuesta automática de nuestro cuerpo para prepararnos para la lucha o para la huida ante una amenaza o un peligro.

Cuando tenemos que huir de algo que nos amenaza o luchar contra algo que creemos que nos ataca, necesitamos respuestas potentes e inmediatas. Es entonces cuando las emociones nos ayudan, surgen como respuestas automáticas, para prepararnos a la acción. La angustia, la ansiedad o el miedo nos preparan para una huida rápida y efectiva; la ira nos prepara para el ataque demoledor. Esta preparación puede dar lugar a diferentes emociones que son muy similares: angustia, miedo, inquietud, tensión, preocupación,… Puedes encontrar más información sobre la ansiedad pinchando aquí Si quieres ver una exposición sencilla de qué es la ansiedad y como manejarla o explicárselo a alguien, consulta el libro electrónico «Entiende y maneja tu ansiedad».

25/6/2022

Otros artículos relacionados que te pueden interesar